La ballena azul

La ballena azul

Perteneciente a la familia de los rorcuales, la misma de la ballena jorobada, la ballena azul (Balaenoptera musculus) es el mayor animal del planeta. Su aerodinámico cuerpo posee una cabeza que ocupa la cuarta parte de su largo total.

Información y características de la ballena azul

De cuerpo cónico alargado, la parte superior de la cabeza de la ballena azul tiene forma plana y ancha. Los orificios nasales son prominentes, lo cual le permite expulsar el agua a gran altura.

A diferencia de otras ballenas, la azul tiene una piel lisa, casi sin hendiduras, lo que la libera de parásitos, los cuales se sitúan únicamente en las puntas de las aletas. Su vientre posee entre 55 y 68 surcos que van desde la mandíbula inferior casi hasta el ombligo. Dichos surcos ventrales le permiten engullir grandes cantidades de agua repleta de kril, su fuente de alimentación, expulsando fácilmente el agua.

Su piel es grisácea con motas azul oscuro leves, lo que da origen a su nombre. Las aletas ventrales pueden ser blancas o de un color claro, pero la aleta caudal es más oscura que el resto del cuerpo. Generalmente presenta una coloración amarillento verdosa en el vientre debido a las algas provenientes de la Antártica, el Atlántico Norte o el Pacífico Norte.

La pequeña aleta dorsal tiene forma triangular curvada. Con apenas 30 centímetros, se ubica muy cerca de la aleta caudal, la cual está inclinada y también es corta, apenas el 12% de la longitud total de la ballena.

Su longitud va entre 23 y 30 metros, siendo las hembras mayores que los machos, y las ballenas del hemisferio sur, más grandes que las del hemisferio norte. Pueden pesar entre 100 y 150 toneladas.

El canto de la ballena azul es muy potente y puede escucharse a varios kilómetros de distancia.

Fotos de la ballena azul

La ballena azul
La ballena azul

¿Dónde vive? El hábitat de la ballena azul

Podemos encontrar a la ballena azul en todos los océanos del mundo, aunque su distribución varía con la época del año. Estos gigantes se alimentan de kril durante el verano polar y en el invierno emigran hacia aguas cálidas, donde se aparean y dan a luz a sus crías.

Es frecuente encontrar a estas ballenas en pareja, aunque también se las ve en pequeños grupos o solas. Son nadadores veloces cuando se encuentran en peligro, pudiendo alcanzar los 48 kilómetros por hora, aunque normalmente se desplazan a velocidades que rondan los 19 kilómetros por hora.

La caza de ballenas puso a esta especie al borde de la extinción y en la actualidad no llegan a 15.000 ejemplares, lo cual las pone en la lista de serio riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>